Materia Prima

Un imprescindible en la capital que acaba de celebrar su primera década de vida

Ana S. Diéguez

En los aledaños del mítico estadio de fútbol Santiago Bernabéu, nos topamos con un encantador espacio gastronómico bautizado en honor de los productos que sirve. En Materia Prima, nos deleitan con unos sensacionales pescados y mariscos recién llegados de las lonjas, que exhiben vistosamente en sus maravillosas vitrinas para que podamos elegir aquello que deseamos consumir. Además de sus famosos productos del mar, también nos tientan a probar las formidables carnes de La Finca, que exponen solemnemente en la vitrina contigua. Una formidable oda al producto que nos permite confeccionar un menú a medida.

Una acertada fórmula que nos permite saciar nuestros más ansiados antojos y controlar la cuenta que vamos a pagar en todo momento. En Materia Prima, el límite lo marca el cliente. Se pueden pedir desde tres gambas hasta tres docenas. El comensal es el que manda. Y no solo podemos elegir la cantidad del producto que queremos consumir, sino también su proceso de elaboración. La mejor manera de comer exactamente lo que nos apetezca

El artífice de este original espacio, el encantador empresario de origen vasco Ricardo Garrastazu. Un gastrónomo empedernido, que cansado de que su mujer encontrase excesivas las raciones de los restaurantes, decidió montar uno propio donde fuera posible pedir la cantidad exacta que uno desee consumir.

Un precioso gesto de amor que tomó forma en Materia Prima. Un acogedor espacio en la capital donde siempre nos hacen sentir como en casa. 

Al frente de los fogones del restaurante, el entrañable chef Gonzalo Barruetabeña. Un profesional en toda regla, que saca lo mejor de cada producto sin enmascarar los sabores originales. Una propuesta de altura que nunca defrauda y que ha cosechado una fiel clientela a lo largo de los años.

En nuestra visita a Materia Prima comenzamos saboreando unos sensacionales espárragos de Navarra, a la plancha, que son un verdadero espectáculo para el paladar. Seguimos con unas excepcionales gambas blancas de Huelva que siempre saben a poco, pidamos las que pidamos, y que dieron paso a unos sabrosísimos tacos de atún con papas y huevos de corral. Una delicia en toda regla que nos enamoró desde el primer bocado. Para terminar, Ricardo nos recomendó el mero a la bilbaína que acompañamos de unas riquísimas patatitas con mojo picón. Un rotundo acierto que nos condujo al dulce momento del postre.

Llegados a este momento, optamos por probar la tarta fina de manzana casera que acompañamos de un cremoso helado de vainilla. El broche final perfecto que nos dejó con un delicioso sabor de boca tentándonos a volver antes de lo que teníamos pensado.

Materia Prima, un magnífico restaurante de producto en pleno caos urbanita donde el disfrute y la desconexión están siempre garantizados mientras disfrutamos de la buena mesa. Una cocina de calidad que nunca defrauda y que nos ofrece la opción de comprar los productos para cocinarlos en casa. Diez años al pie del cañón… ¡Y los que quedan por venir!

Dirección: C/Doctor Fleming nº 7 28036 Madrid 

Teléfono: 913 440 177 

Web: http://www.materia-prima.es/

Precio Medio: 50€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *