La Querida

Un encantador refugio donde disfrutar de una propuesta gastronómica que conquista los sentidosAñade aquí tu texto de cabecera

Por Ana S. Diéguez

La Querida abrió sus puertas hace algo más de dos años y medio. Un maravilloso espacio que hace gala de una elegante decoración donde disfrutar de la buena mesa y de esas largas sobremesas que tanto nos gustan. En La Querida el tiempo fluye a otro ritmo. Las prisas y el estrés se quedan siempre aparcadas fuera, mientras nos adentran en su sofisticado universo particular donde los detalles son los protagonistas indiscutibles de este pequeño gran descubrimiento a muy pocos kilómetros de la capital. 

El sueño hecho realidad de David Fernández, su jovencísimo propietario. Un apasionado de la gastronomía y del buen producto que perfiló este nuevo reto cargado de ganas e ilusión buscando diseñar un restaurante al que él iría. Un espacio donde las mesas nunca se doblan y donde el cliente puede alargar las comidas y cenas a su antojo. Un local donde siempre prima la calidad y nos conquistan con un trato sumamente atento y profesional. Pequeños detalles que marcan la diferencia y que cada vez valoramos más. Una cocina sin disfraz. Honesta, casera y sabrosa. Un interiorismo que nos sorprende por su exquisitez y que el propio David ha diseñado personalmente, demostrando que tiene grandes dotes para el interiorismo. 

Luminosidad, espejos, madera y terciopelos. Una decoración acogedora, elegante y sofisticada que invita al disfrute. Al frente del local, Juan Antonio, su encantador maître, nos adentra en la atractiva carta de La Querida. Una selección de platos para todos los gustos, que elaboran con materias primas de primerísima calidad y con grandes dosis de cariño. Algo que se nota, se siente y se saborea en cuanto comenzamos nuestro viaje por la carta de La Querida. 

En nuestra primera visita a La Querida, que tenemos claro que no será la última, empezamos compartiendo su ensaladilla «La Querida». Una ensaladilla rusa que situamos entre las mejores de la capital. Equilibrada, suave y delicada, con un acertado toque de aove y trazas de aceitunas negras, que nos conquistaron de inmediato. Continuamos con un sensacional foie mi-cuit hecho en casa, que acompañan de una exquisita teja dulce de pistacho y gelee de rosas. Una elaboración elegante y deliciosa que nos condujo a unas riquísimas croquetas melosas de jamón ibérico y de rabo de toro. Difícil decir cuál de las dos nos gustó más. Seguimos con una receta original y repleta de sabor. Los chipirones rellenos de pato y cebolla agridulce. Un bocado innovador y acertado que desembocó en un magnífico lomo de ciervo con salsa civet y puré de castañas. Una nueva incorporación en carta que merece la pena probar. Un plato de caza que ayuda a combatir los fríos días de invierno y que se disfruta bocado a bocado con ese fabuloso toque dulzón que viene de la mano del excepcional puré de castañas casero que elaboran con gran maestría. 

De postre, optamos por compartir la tarta cremosa y el soufflé de chocolate relleno de crema de avellana. Ambas recetas son caseras y realmente adictivas. Nos hicieron rebañar los platos dejándolos impolutos. Sin duda, la mejor señal. 

La Querida, un coqueto espacio donde los amantes de la buena mesa disfrutarán plenamente. Un restaurante que día a día incorpora mejoras, buscando siempre la excelencia para satisfacer las expectativas del comensal. Algo que superan… CON CRECES. 

Dirección: C. del Cerezo, 1, 

28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid 

Teléfono: 911 74 73 14 

Precio Medio: 50€ 

Web: https://laqueridadehumera.com/